martes, 24 de marzo de 2015

¿Lo recordaré?


¿Recordaré decirte que lo has sido todo en mi vida,
o, para ser correcto, que has sido toda mi vida?
Toda esta vida que estamos pasando juntos, sí, pero
también la anterior a conocerte, porque aun entonces
eras la estrella que me guiaba mientras buscaba encontrarte.

Cuando esté a punto de azotarnos
el invierno más crudo de nuestras vidas,
ese que acaba cubriéndonos con el desconocido manto de la eternidad,
¿recordaré, cariño, cómo hacerte sentir, con mi penúltimo halo de vida,
lo especial que siempre fuiste para mí,
y para todo aquel que tuvo la fortuna de cruzarse en tu camino?

¿Recordaré que una vez dudé de si sería capaz de recordarlo,
o el tiempo engullirá, inexorable, todas mis dudas de hoy?

Por eso, hoy que sí lo recuerdo y que aún estoy a tiempo,
me colocaré una roja nariz de payaso, de esas de goma,
para que cuando me preguntes, extrañada por mi ocurrencia,
que si me encuentro bien, y yo te responda que ¡perfectamente!,
me acuerde de sacar mi ajada libreta, y pueda recitarte ya, por si acaso,
ya sabemos lo imprevisible que puede llegar a ser el tiempo,
 estas apresuradas palabras, que no son sino mi más profundo agradecimiento,
mi amor «apalabrado», mis sentidos garabatos...
que nacieron solo para ti, cariño, nunca para el olvido.
¿Lo recuerdas?

© Patxi Hinojosa Luján. Para Ella, para Susan.
(24/03/2015)