miércoles, 4 de abril de 2018

La plaza del pueblo

Mi vigésimo segunda aportación a «Relatos en cadena», de cien palabras, en la Cadena SER. En esta ocasión teníamos que comenzar con «Pesaban muy poco pero aplastaban sueños...».

Pesaban muy poco pero aplastaban sueños a todas horas en cada uno de mis ahora clonados días. Lo peor no era que me impidieran dormir, lo peor fue la desesperanza que forzó la cerradura del cofre de mis sueños, liberándolos para anidar en otros corazones. Acepté que ya nunca más podría albergar uno y me rendí. Fue entonces cuando sucedió…
No me importaba saber a dónde me llevaban maniatado y zarrapastroso, las diminutas y leves gotas de agua ya no torturarían más mi cerebro ni mi piel. Y al ver el cadalso en el centro de la plaza recuperé la esperanza, la tortura había terminado.

© Patxi Hinojosa Luján
(22/03/2018)