sábado, 2 de septiembre de 2017

La extraña luz en el cielo


Estaba el otro día escuchando la radio; hablaban de alta costura y su influencia en nuestra sociedad, asunto serio donde los haya, cuando, de repente aunque con aviso previo, cambiaron de tema y se pusieron a hablar de platillos volantes, de ovnis, vamos… A punto estuve de cambiar de emisora, pero algo superior a mí hizo que dejara tranquilo el dial, supuse que sería la curiosidad.
Yo, que nunca he creído en todo esto de los fenómenos paranormales y de las posibles visitas de seres extraterrestres, aluciné con los testimonios de personas que llamaban al programa para compartir sus supuestas experiencias. La verdad es que me irritó sobremanera la carga de trascendencia y verosimilitud con las que las acompañaban, como si pensaran que los oyentes les estábamos creyendo; y eso estaba reñido con la clara evidencia, a todas luces.
Cuando terminó el programa, apagué el aparato y salí de casa. Había leído que ese día estrenaban la nueva película de un joven director que parece ser que prometía, y yo tenía ganas de cine esa noche. Hacía un buen rato que había anochecido por lo que conducía despacio por la ciudad, he de reconocer que mirando de reojo al cielo, aunque no esperando ver nada raro.
Y entonces lo vi, un círculo perfecto, muy brillante, de color verde, inmóvil ahí arriba justo encima de nosotros. Frené de golpe, oí frenadas detrás de mí, supuse que de personas que, como yo, admiraban extrañadas el espectáculo. Casi sin darnos cuenta ascendió sin hacer ruido alguno cambiando su color al del sol, mas fue solo un instante porque al momento nos retaba desde una posición un poco más elevada a la vez que adquiría un nuevo color: rojo intenso y muy brillante. Ahora recuerdo que oí algún sonido estridente y agudo que no pude interpretar al estar hechizado por la visión. De repentemente —¡uy, perdón!—, volvió a descender y a mutar de color hasta el verde con que se nos presentó al principio. Yo ya no sabía qué pensar, deslumbrado como estaba por el espectáculo, cuando volvieron a sonar los diabólicos ruidos acompañados en esta ocasión de unos sonidos guturales, como llegados de ultratumba, entre los que… algo sí llegué a entender:

—¡¡¡¿¿¿Pero tú eres gilipollas???!!!, ¡¡¡arranca ya que se nos va a volver a poner el semáforo en rojo otra vez…!!!

© Patxi Hinojosa Luján
(02/09/2017)

(Este año se cumple el cuarenta aniversario del estreno de Encuentros en la tercera fase, del genio Steven Spielberg. Sirva este micro de humor de humilde homenaje)