martes, 12 de septiembre de 2017

El porqué


Deslizo, travieso, mi osadía por debajo de tu alma hasta soñarnos en un nuevo beso que siempre es aquel primero. Entonces nos veo: a mí en un blanco y negro que, ilusionado, se va tiñendo de tu mundo de colores imposibles; a ti en color, condenando la puerta al salir del mío, el negro y blanco del que me rescataste.
Y en ese preciso instante lo recuerdo cada vez, recuerdo el porqué…

© Patxi Hinojosa Luján
(12/09/2017)